24 Temerlo han por tanto los hombres: El no mira á los sabios de corazón.