26 Cuando alguno lo alcanzare, ni espada, Ni lanza, ni dardo, ni coselete durará.