25 El que ama su vida, la perderĂ¡; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardarĂ¡.