16 Y el sacerdote ungido meterĂ¡ de la sangre del becerro en el tabernĂ¡culo del testimonio.