5 Y el sacerdote ungido tomará de la sangre del becerro, y la traerá al tabernáculo del testimonio;