27 Cualquiera persona que comiere alguna sangre, la tal persona serĂ¡ cortada de sus pueblos.