38 Y aconteció que yendo, entró él en una aldea: y una mujer llamada Marta, le recibió en su casa.