18 Orad pues, que no acontezca vuestra huĂ­da en invierno.