6 Porque no sabĂ­a lo que hablaba; que estaban espantados.