30 Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía: