4 Desea, y nada alcanza el alma del perezoso: Mas el alma de los diligentes serĂ¡ engordada.