21 El que engendra al necio, para su tristeza lo engendra: Y el padre del fatuo no se alegrará.