5 Para que te guarden de la mujer ajena, Y de la extraña que ablanda sus palabras.