25 No digan en su corazón: ¡Ea, alma nuestra! No digan: ¡Hémoslo devorado!