3 Porque tuve envidia de los insensatos, Viendo la prosperidad de los impĂ­os.