10 Mas él conoció mi camino; me probó, y salí como oro.