21 Su carne desfallece sin verse, y sus huesos, que antes no se veĆ­an, aparecen.