2 Y vino el pueblo a la Casa de Dios, y se estuvieron allĂ­ hasta la tarde delante de Dios; y alzando su voz hicieron gran llanto, y dijeron: