29 Escondes tu rostro, se turban; les quitas el espĂ­ritu, dejan de ser, y se tornan en su polvo.