17 porque en su muerte no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria.