3 Porque me enojé contra los locos, viendo la paz de los impíos.