8 Y él le dijo: Oh Señor DIOS, ¿cómo puedo saber que la poseeré?