17 No seas para mí terror; tú eres mi refugio en el día de calamidad.