26 No tengo reposo ni estoy tranquilo, no descanso, sino que me viene turbación.