10 Nuestra piel quema como un horno, a causa de los ardores del hambre.