24 Ahora pues, hijos míos, escuchadme, y prestad atención a las palabras de mi boca.