25 ¿Y a qué, me haréis semejante, para que me comparéis? Dice el Santo