3 Entonces se reunieron frente al templo de Dios, donde hicieron un pacto solemne con Joás, el joven rey.
Joiada les dijo: «¡Aquí está el hijo del rey! ¡Ha llegado el momento para que él reine! El Señor
prometió que un descendiente de David sería nuestro rey.