15 Cuando el rey sonríe, hay vida;
su favor refresca como lluvia de primavera.