22 En efecto, recubrió de oro todo el santuario interior, y así mismo el altar que estaba delante de este.