38 Unos diez días después, el SEÑOR hirió a Nabal, y así murió.