30 Regresó entonces adonde estaban sus hermanos, y les reclamó:—¡Ya no está ese muchacho! Y ahora, ¿qué hago?