32 De tal manera asolaré al país, que sus enemigos que vengan a ocuparlo quedarán atónitos.