23 »El sacerdote escribirá estas maldiciones en un documento, que lavará con las aguas amargas.