14 Y díjole David: ¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová?