28 Y estuvo Absalom por espacio de dos años en Jerusalem, y no vió la cara del rey.