8 Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires á un perro muerto como yo?