11 Y el que no se postrase y adorase, fuese echado dentro de un horno de fuego ardiendo.