21 Y como Rubén oyó esto, librólo de sus manos y dijo: No lo matemos.