12 Cuando labrares la tierra, no te volverá á dar su fuerza: errante y extranjero serás en la tierra.