31 Y nosotros le dijimos: Somos hombres de verdad, nunca fuimos espías: