31 Aun me hundirĂ¡s en el hoyo, Y mis propios vestidos me abominarĂ¡n.