34 Porque el que Dios enviĆ³, las palabras de Dios habla: porque no da Dios el EspĆ­ritu por medida.