50 Y no busco mi gloria: hay quien la busque, y juzgue.