2 Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra: Mas cuando domina el impío, el pueblo gime.