25 Y entenderĂ¡s que tu simiente es mucha, y tus renuevos como la hierba de la tierra.