1 Luego David dijo: «¡Este será el sitio del templo del Señor
Dios y el lugar del altar para las ofrendas quemadas de Israel!».
2 Preparativos para el templo
De modo que David dio órdenes para reunir a los extranjeros que vivían en Israel, y les encargó la tarea de preparar piedras talladas para construir el templo de Dios.
3 David proporcionó grandes cantidades de hierro para los clavos que se necesitarían para las puertas de las entradas y los herrajes, y dio tanto bronce que no se podía pesar.
4 También proveyó innumerables troncos de cedro, porque los hombres de Tiro y de Sidón habían llevado grandes cantidades de cedro a David.
5 David dijo: «Mi hijo Salomón es aún joven y sin experiencia. Ya que el templo que se edificará para el Señor
debe ser una estructura magnífica, gloriosa y reconocida en el mundo entero, comenzaré a hacer los preparativos desde ahora». Así que antes de morir, David reunió una enorme cantidad de materiales de construcción.
6 Luego David mandó llamar a su hijo Salomón y le dio instrucciones para que edificara un templo para el Señor
, Dios de Israel.
7 «Hijo mío, yo quería edificar un templo para honrar el nombre del Señor
mi Dios —le dijo David—,
8 pero el Señor
me dijo: “Tú has matado a muchos hombres en las batallas que has peleado. Puesto que has derramado tanta sangre ante mis ojos, no serás tú el que edifique un templo para honrar mi nombre;
9 pero tendrás un hijo que será un hombre de paz. Le daré paz con sus enemigos de todas las tierras vecinas. Su nombre será Salomón
y, durante su reinado, yo le daré a Israel paz y tranquilidad.
10 Es él quien edificará el templo para honrar mi nombre. Él será mi hijo, y yo seré su padre. Además, afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre”.
11 »Ahora, hijo mío, que el Señor
esté contigo y te dé éxito al seguir sus instrucciones en la edificación del templo del Señor
tu Dios.
12 Que el Señor
te dé sabiduría y entendimiento, para que obedezcas la ley del Señor
tu Dios mientras gobiernes a Israel.
13 Pues tendrás éxito si obedeces cuidadosamente los decretos y las ordenanzas que el Señor
le dio a Israel por medio de Moisés. ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes!
14 »He trabajado mucho para proveer los materiales para construir el templo del Señor
. Hay 3.400.000 kilos de oro, 34.000.000 de kilos de plata,
y tanto hierro y bronce que es imposible pesarlos. También he reunido madera y piedras para las paredes, aunque tal vez necesites agregar más.
15 Cuentas con un buen número de hábiles carpinteros, canteros y artesanos de toda clase.
16 Además, cuentas con expertos en orfebrería y platería, y trabajadores del bronce y del hierro. ¡Ahora, manos a la obra y que el Señor
esté contigo!».
17 Después David ordenó a todos los líderes de Israel que ayudaran a Salomón en este proyecto.
18 «El Señor
su Dios está con ustedes —les declaró—, y les ha dado paz con las naciones vecinas. Él me las entregó, y ahora están sometidas al Señor
y a su pueblo.
19 Busquen al Señor
su Dios con todo el corazón y con toda el alma. Edifiquen el santuario del Señor
Dios, para que puedan traer el arca del pacto del Señor
y los utensilios sagrados de Dios al templo edificado para honrar el nombre del Señor
».