18 No supieron ni entendieron: porque encostrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender.