Proverbios 1:8-33; Proverbios 2; Proverbios 3; Proverbios 4; Proverbios 5; Proverbios 6; Proverbios 7; Proverbios 8; Proverbios 9

8 La exhortación de un padre: adquiere sabiduría<br />Hijo mío, presta atención cuando tu padre te corrige;<br />no descuides la instrucción de tu madre. 9 Lo que aprendas de ellos te coronará de gracia<br />y será como un collar de honor alrededor de tu cuello. 10 Hijo mío, si los pecadores quieren engatusarte,<br />¡dales la espalda! 11 Quizás te digan: «Ven con nosotros.<br />¡Escondámonos y matemos a alguien!<br />¡Vamos a emboscar a los inocentes, solo para divertirnos! 12 Vamos a tragarlos vivos, como lo hace la tumba;<br />vamos a tragarlos enteros, como a quienes descienden a la fosa de la muerte. 13 ¡Piensa en todas las grandes cosas que conseguiremos!<br />Llenaremos nuestras casas con todo lo robado. 14 Ven, únete a nosotros;<br />entre todos compartiremos el botín». 15 ¡Hijo mío, no vayas con ellos!<br />Mantente alejado de sus caminos. 16 Ellos corren a cometer malas acciones;<br />van de prisa a matar. 17 Si un pájaro ve que le tienden una trampa,<br />sabe que tiene que alejarse. 18 En cambio, esa gente se tiende una emboscada a sí misma,<br />pareciera que busca su propia muerte. 19 Así terminan todos los que codician el dinero;<br />esa codicia les roba la vida. 20 La Sabiduría hace oír su voz en las calles<br />La Sabiduría hace oír su voz en las calles;<br />clama en la plaza pública. 21 La Sabiduría clama a los que están reunidos frente a la entrada de la ciudad<br />y a las multitudes por la calle principal: 22 «Simplones, ¿hasta cuándo insistirán en su ignorancia?<br />Burlones, ¿hasta cuándo disfrutarán de sus burlas?<br />Necios, ¿hasta cuándo odiarán el saber? 23 Vengan y escuchen mi consejo.<br />Les abriré mi corazón<br />y los haré sabios. 24 »Los llamé muy a menudo pero no quisieron venir;<br />les tendí la mano pero no me hicieron caso. 25 No prestaron atención a mi consejo<br />y rechazaron la corrección que les ofrecí. 26 ¡Por eso me reiré cuando tengan problemas!<br />Me burlaré de ustedes cuando les llegue la desgracia, 27 cuando la calamidad caiga sobre ustedes como una tormenta,<br />cuando el desastre los envuelva como un ciclón,<br />y la angustia y la aflicción los abrumen. 28 »Entonces, cuando clamen por ayuda, no les responderé.<br />Aunque me busquen con ansiedad, no me encontrarán. 29 Pues odiaron el conocimiento<br />y decidieron no temer al Señor<br />. 30 Rechazaron mi consejo<br />y no prestaron atención cuando los corregía. 31 Por lo tanto, tendrán que comer el fruto amargo de vivir a su manera<br />y se ahogarán con sus propias intrigas. 32 Pues los simplones se apartan de mí hacia la muerte.<br />Los necios son destruidos por su despreocupación. 33 En cambio, todos los que me escuchan vivirán en paz,<br />tranquilos y sin temor del mal».
1 Los beneficios de la sabiduría<br />Hijo mío, presta atención a lo que digo<br />y atesora mis mandatos. 2 Afina tus oídos a la sabiduría<br />y concéntrate en el entendimiento. 3 Clama por inteligencia<br />y pide entendimiento. 4 Búscalos como si fueran plata,<br />como si fueran tesoros escondidos. 5 Entonces comprenderás lo que significa temer al Señor<br />y obtendrás conocimiento de Dios. 6 ¡Pues el Señor<br /> concede sabiduría!<br />De su boca provienen el saber y el entendimiento. 7 Al que es honrado, él le concede el tesoro del sentido común.<br />Él es un escudo para los que caminan con integridad. 8 Él cuida las sendas de los justos<br />y protege a los que le son fieles. 9 Entonces comprenderás lo que es correcto, justo e imparcial<br />y encontrarás el buen camino que debes seguir. 10 Pues la sabiduría entrará en tu corazón,<br />y el conocimiento te llenará de alegría. 11 Las decisiones sabias te protegerán;<br />el entendimiento te mantendrá a salvo. 12 La sabiduría te salvará de la gente mala,<br />de los que hablan con palabras retorcidas. 13 Estos hombres se alejan del camino correcto<br />para andar por sendas tenebrosas. 14 Se complacen en hacer lo malo<br />y disfrutan los caminos retorcidos del mal. 15 Sus acciones son torcidas,<br />y sus caminos son errados. 16 La sabiduría te librará de la mujer inmoral,<br />de las palabras seductoras de la mujer promiscua. 17 Ella abandonó a su marido<br />y no hace caso del pacto que hizo ante Dios. 18 Entrar a su casa lleva a la muerte;<br />es el camino a la tumba. 19 El hombre que la visita está condenado;<br />nunca llegará a los senderos de la vida. 20 Tú, en cambio, sigue los pasos de los hombres buenos<br />y permanece en los caminos de los justos. 21 Pues solo los justos vivirán en la tierra<br />y los íntegros permanecerán en ella. 22 Pero los perversos serán quitados de la tierra,<br />y los traidores serán arrancados de raíz.
1 La confianza en el Señor<br />Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado;<br />guarda mis mandatos en tu corazón. 2 Si así lo haces, vivirás muchos años,<br />y tu vida te dará satisfacción. 3 ¡Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen!<br />Átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio.<br />Escríbelas en lo profundo de tu corazón. 4 Entonces tendrás tanto el favor de Dios como el de la gente,<br />y lograrás una buena reputación. 5 Confía en el Señor<br /> con todo tu corazón,<br />no dependas de tu propio entendimiento. 6 Busca su voluntad en todo lo que hagas,<br />y él te mostrará cuál camino tomar. 7 No te dejes impresionar por tu propia sabiduría.<br />En cambio, teme al Señor<br /> y aléjate del mal. 8 Entonces dará salud a tu cuerpo<br />y fortaleza a tus huesos. 9 Honra al Señor<br /> con tus riquezas<br />y con lo mejor de todo lo que produces. 10 Entonces él llenará tus graneros,<br />y tus tinajas se desbordarán de buen vino. 11 Hijo mío, no rechaces la disciplina del Señor<br />ni te enojes cuando te corrige. 12 Pues el Señor<br /> corrige a los que ama,<br />tal como un padre corrige al hijo que es su deleite. 13 Alegre es el que encuentra sabiduría,<br />el que adquiere entendimiento. 14 Pues la sabiduría da más ganancia que la plata<br />y su paga es mejor que el oro. 15 La sabiduría es más preciosa que los rubíes;<br />nada de lo que desees puede compararse con ella. 16 Con la mano derecha, te ofrece una larga vida;<br />con la izquierda, riquezas y honor. 17 Te guiará por sendas agradables,<br />todos sus caminos dan satisfacción. 18 La sabiduría es un árbol de vida a los que la abrazan;<br />felices son los que se aferran a ella. 19 Con sabiduría el Señor<br /> fundó la tierra,<br />con entendimiento creó los cielos. 20 Con su conocimiento se abrieron las fuentes profundas de la tierra<br />e hizo que el rocío se asiente bajo el cielo de la noche. 21 Hijo mío, no pierdas de vista el sentido común ni el discernimiento.<br />Aférrate a ellos, 22 porque refrescarán tu alma;<br />son como las joyas de un collar. 23 Te mantienen seguro en tu camino,<br />y tus pies no tropezarán. 24 Puedes irte a dormir sin miedo;<br />te acostarás y dormirás profundamente. 25 No hay por qué temer la calamidad repentina<br />ni la destrucción que viene sobre los perversos, 26 porque el Señor<br /> es tu seguridad.<br />Él cuidará que tu pie no caiga en una trampa. 27 No dejes de hacer el bien a todo el que lo merece,<br />cuando esté a tu alcance ayudarlos. 28 Si puedes ayudar a tu prójimo hoy, no le digas:<br />«Vuelve mañana y entonces te ayudaré». 29 No trames hacerle daño a tu vecino,<br />porque los que viven cerca confían en ti. 30 No busques pelea sin motivo,<br />cuando nadie te ha hecho daño. 31 No envidies a las personas violentas,<br />ni imites su conducta. 32 El Señor<br /> detesta a esa gente perversa;<br />en cambio, ofrece su amistad a los justos. 33 El Señor<br /> maldice la casa del perverso,<br />pero bendice el hogar de los justos. 34 El Señor<br /> se burla de los burlones,<br />pero muestra su bondad a los humildes. 35 Los sabios heredan honra,<br />¡pero los necios son avergonzados!
1 El sabio consejo de un padre<br />Hijos míos, escuchen cuando su padre los corrige.<br />Presten atención y aprendan buen juicio, 2 porque les doy una buena orientación.<br />No se alejen de mis instrucciones. 3 Pues yo, igual que ustedes, fui hijo de mi padre,<br />amado tiernamente como el hijo único de mi madre. 4 Mi padre me enseñó:<br />«Toma en serio mis palabras.<br />Sigue mis mandatos y vivirás. 5 Adquiere sabiduría, desarrolla buen juicio.<br />No te olvides de mis palabras ni te alejes de ellas. 6 No des la espalda a la sabiduría, pues ella te protegerá;<br />ámala, y ella te guardará. 7 ¡Adquirir sabiduría es lo más sabio que puedes hacer!<br />Y en todo lo demás que hagas, desarrolla buen juicio. 8 Si valoras la sabiduría, ella te engrandecerá.<br />Abrázala, y te honrará. 9 Te pondrá una hermosa guirnalda de flores sobre la cabeza;<br />te entregará una preciosa corona». 10 Hijo mío, escúchame y haz lo que te digo,<br />y tendrás una buena y larga vida. 11 Te enseñaré los caminos de la sabiduría<br />y te guiaré por sendas rectas. 12 Cuando camines, no te detendrán;<br />cuando corras, no tropezarás. 13 Aférrate a mis instrucciones, no las dejes ir;<br />cuídalas bien, porque son la clave de la vida. 14 No hagas lo que hacen los perversos<br />ni sigas el camino de los malos. 15 ¡Ni se te ocurra! No tomes ese camino.<br />Aléjate de él y sigue avanzando. 16 Pues las personas malvadas no pueden dormir sin hacer la mala acción del día.<br />No pueden descansar sin antes hacer tropezar a alguien. 17 ¡Se alimentan de la perversidad<br />y beben el vino de la violencia! 18 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer,<br />que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor. 19 Pero el camino de los perversos es como la más densa oscuridad;<br />ni siquiera saben con qué tropiezan. 20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo.<br />Escucha atentamente mis palabras. 21 No las pierdas de vista.<br />Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, 22 pues traen vida a quienes las encuentran<br />y dan salud a todo el cuerpo. 23 Sobre todas las cosas cuida tu corazón,<br />porque este determina el rumbo de tu vida. 24 Evita toda expresión perversa;<br />aléjate de las palabras corruptas. 25 Mira hacia adelante<br />y fija los ojos en lo que está frente a ti. 26 Traza un sendero recto para tus pies;<br />permanece en el camino seguro. 27 No te desvíes,<br />evita que tus pies sigan el mal.
1 Evita a las mujeres inmorales<br />Hijo mío, presta atención a mi sabiduría,<br />escucha cuidadosamente mi sabio consejo. 2 Entonces demostrarás discernimiento,<br />y tus labios expresarán lo que has aprendido. 3 Pues los labios de una mujer inmoral son tan dulces como la miel<br />y su boca es más suave que el aceite. 4 Pero al final ella resulta ser tan amarga como el veneno,<br />tan peligrosa como una espada de dos filos. 5 Sus pies descienden a la muerte,<br />sus pasos conducen derecho a la tumba. 6 Pues a ella no le interesa en absoluto el camino de la vida.<br />Va tambaleándose por un sendero torcido y no se da cuenta. 7 Así que ahora, hijos míos, escúchenme.<br />Nunca se aparten de lo que les voy a decir: 8 ¡Aléjate de ella!<br />¡No te acerques a la puerta de su casa! 9 Si lo haces perderás el honor,<br />y perderás todo lo que has logrado a manos de gente que no tiene compasión. 10 Gente extraña consumirá tus riquezas,<br />y otro disfrutará del fruto de tu trabajo. 11 Al final, gemirás de angustia<br />cuando la enfermedad consuma tu cuerpo. 12 Dirás: «¡Cuánto odié la disciplina!<br />¡Si tan solo no hubiera despreciado todas las advertencias! 13 ¿Por qué no escuché a mis maestros?<br />¿Por qué no presté atención a mis instructores? 14 He llegado al borde de la ruina<br />y ahora mi vergüenza será conocida por todos». 15 Bebe el agua de tu propio pozo,<br />comparte tu amor sólo con tu esposa. 16 ¿Para qué derramar por las calles el agua de tus manantiales<br />teniendo sexo con cualquiera? 17 Deben reservarla solo para los dos;<br />jamás la compartan con desconocidos. 18 Que tu esposa sea una fuente de bendición para ti.<br />Alégrate con la esposa de tu juventud. 19 Es una cierva amorosa, una gacela llena de gracia.<br />Que sus pechos te satisfagan siempre.<br />Que siempre seas cautivado por su amor. 20 Hijo mío, ¿por qué dejarte cautivar por una mujer inmoral<br />o acariciar los pechos de una mujer promiscua? 21 Pues el Señor<br /> ve con claridad lo que hace el hombre,<br />examina cada senda que toma. 22 Un hombre malvado queda preso por sus propios pecados;<br />son cuerdas que lo atrapan y no lo sueltan. 23 Morirá por falta de control propio;<br />se perderá a causa de su gran insensatez.
1 Lecciones para la vida diaria<br />Hijo mío, si has salido fiador por la deuda de un amigo<br />o has aceptado garantizar la deuda de un extraño, 2 si quedaste atrapado por el acuerdo que hiciste<br />y estás enredado por tus palabras, 3 sigue mi consejo y sálvate,<br />pues te has puesto a merced de tu amigo.<br />Ahora trágate tu orgullo;<br />ve y suplica que tu amigo borre tu nombre. 4 No postergues el asunto, ¡hazlo enseguida!<br />No descanses hasta haberlo realizado. 5 Sálvate como una gacela que escapa del cazador,<br />como un pájaro que huye de la red. 6 Tú, holgazán, aprende una lección de las hormigas.<br />¡Aprende de lo que hacen y hazte sabio! 7 A pesar de que no tienen príncipe<br />ni gobernador ni líder que las haga trabajar, 8 se esfuerzan todo el verano,<br />juntando alimento para el invierno. 9 Pero tú, holgazán, ¿hasta cuándo seguirás durmiendo?<br />¿Cuándo despertarás? 10 Un rato más de sueño, una breve siesta,<br />un pequeño descanso cruzado de brazos. 11 Entonces la pobreza te asaltará como un bandido;<br />la escasez te atacará como un ladrón armado. 12 ¿Cómo son las personas despreciables y perversas?<br />Nunca dejan de mentir, 13 demuestran su engaño al guiñar con los ojos,<br />al dar golpes suaves con los pies o hacer gestos con los dedos. 14 Sus corazones pervertidos traman el mal,<br />y andan siempre provocando problemas. 15 Sin embargo, serán destruidos de repente,<br />quebrantados en un instante y sin la menor esperanza de recuperarse. 16 Hay seis cosas que el Señor<br /> odia,<br />no, son siete las que detesta: 17 los ojos arrogantes,<br />la lengua mentirosa,<br />las manos que matan al inocente, 18 el corazón que trama el mal,<br />los pies que corren a hacer lo malo, 19 el testigo falso que respira mentiras,<br />y el que siembra discordia en una familia. 20 Hijo mío, obedece los mandatos de tu padre,<br />y no descuides la instrucción de tu madre. 21 Guarda siempre sus palabras en tu corazón;<br />átalas alrededor de tu cuello. 22 Cuando camines, su consejo te guiará.<br />Cuando duermas, te protegerá.<br />Cuando despiertes, te orientará. 23 Pues su mandato es una lámpara<br />y su instrucción es una luz;<br />su disciplina correctiva<br />es el camino que lleva a la vida. 24 Te protegerán de la mujer inmoral,<br />de la lengua suave de la mujer promiscua. 25 No codicies su belleza;<br />no dejes que sus miradas coquetas te seduzcan. 26 Pues una prostituta te llevará a la pobreza,<br />pero dormir con la mujer de otro hombre te costará la vida. 27 ¿Acaso puede un hombre echarse fuego sobre las piernas<br />sin quemarse la ropa? 28 ¿Podrá caminar sobre carbones encendidos<br />sin ampollarse los pies? 29 Así le sucederá al hombre que duerme con la esposa de otro hombre.<br />El que la abrace no quedará sin castigo. 30 Tal vez haya excusas para un ladrón<br />que roba porque se muere de hambre. 31 Pero si lo atrapan, deberá pagar siete veces la cantidad que robó,<br />aunque tenga que vender todo lo que hay en su casa. 32 Pero el hombre que comete adulterio es un necio total,<br />porque se destruye a sí mismo. 33 Será herido y deshonrado.<br />Su vergüenza no se borrará jamás. 34 Pues el marido celoso de la mujer se enfurecerá,<br />y no tendrá misericordia cuando se cobre venganza. 35 No aceptará ninguna clase de compensación<br />ni habrá suma de dinero que lo satisfaga.
1 Más advertencia sobre mujeres inmorales<br />Hijo mío, sigue mi consejo,<br />atesora siempre mis mandatos. 2 ¡Obedece mis mandatos y vive!<br />Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos. 3 Átalas a tus dedos como un recordatorio;<br />escríbelas en lo profundo de tu corazón. 4 Ama a la sabiduría como si fuera tu hermana<br />y haz a la inteligencia un querido miembro de tu familia. 5 Deja que ellas te prevengan de tener una aventura con una mujer inmoral<br />y de escuchar las adulaciones de una mujer promiscua. 6 Mientras estaba junto a la ventana de mi casa,<br />mirando a través de la cortina, 7 vi a unos muchachos ingenuos;<br />a uno en particular que le faltaba sentido común. 8 Cruzaba la calle cercana a la casa de una mujer inmoral<br />y se paseaba frente a su casa. 9 Era la hora del crepúsculo, al anochecer,<br />mientras caía la densa oscuridad. 10 La mujer se le acercó,<br />vestida de manera seductora y con corazón astuto. 11 Era rebelde y descarada,<br />de esas que nunca están conformes con quedarse en casa. 12 Suele frecuentar las calles y los mercados,<br />ofreciéndose en cada esquina. 13 Lo rodeó con sus brazos y lo besó,<br />y mirándolo con descaro le dijo: 14 «Acabo de hacer mis ofrendas de paz<br />y de cumplir mis votos. 15 ¡Tú eres precisamente al que estaba buscando!<br />¡Salí a encontrarte y aquí estás! 16 Mi cama está tendida con hermosas colchas,<br />con coloridas sábanas de lino egipcio. 17 La he perfumado<br />con mirra, áloes y canela. 18 Ven, bebamos sin medida la copa del amor hasta el amanecer.<br />Disfrutemos de nuestras caricias, 19 ahora que mi esposo no está en casa.<br />Se fue de viaje por mucho tiempo. 20 Se llevó la cartera llena de dinero<br />y no regresará hasta fin de mes». 21 Y así lo sedujo con sus dulces palabras<br />y lo engatusó con sus halagos. 22 Él la siguió de inmediato,<br />como un buey que va al matadero.<br />Era como un ciervo que cayó en la trampa, 23 en espera de la flecha que le atravesaría el corazón.<br />Era como un ave que vuela directo a la red,<br />sin saber que le costará la vida. 24 Por eso, hijos míos, escúchenme<br />y presten atención a mis palabras. 25 No dejen que el corazón se desvíe tras ella.<br />No anden vagando por sus caminos descarriados. 26 Pues ella ha sido la ruina de muchos;<br />numerosos hombres han caído en sus garras. 27 Su casa es el camino a la tumba.<br />Su alcoba es la guarida de la muerte.
1 Llamado de la Sabiduría<br />¡Escuchen cuando la Sabiduría llama!<br />¡Oigan cuando el entendimiento alza su voz! 2 La Sabiduría toma su puesto en las encrucijadas,<br />en la cumbre de la colina, junto al camino. 3 Junto a las puertas de entrada a la ciudad,<br />en el camino de ingreso, grita con fuerza: 4 «¡A ustedes los llamo, a todos ustedes!<br />Levanto mi voz a toda persona. 5 Ustedes, ingenuos, usen el buen juicio.<br />Ustedes, necios, muestren un poco de entendimiento. 6 ¡Escúchenme! Tengo cosas importantes que decirles.<br />Todo lo que digo es correcto 7 pues hablo la verdad<br />y detesto toda clase de engaño. 8 Mi consejo es sano;<br />no tiene artimañas ni falsedad. 9 Mis palabras son obvias para todos los que tienen entendimiento,<br />claras para los que poseen conocimiento. 10 Elijan mi instrucción en lugar de la plata<br />y el conocimiento antes que el oro puro. 11 Pues la sabiduría es mucho más valiosa que los rubíes.<br />Nada de lo que uno pueda desear se compara con ella. 12 »Yo, la Sabiduría, convivo con el buen juicio.<br />Sé dónde encontrar conocimiento y discernimiento. 13 Todos los que temen al Señor<br /> odiarán la maldad.<br />Por eso odio el orgullo y la arrogancia,<br />la corrupción y el lenguaje perverso. 14 El sentido común y el éxito me pertenecen.<br />La fuerza y la inteligencia son mías. 15 Gracias a mí reinan los reyes<br />y los gobernantes dictan decretos justos. 16 Los mandatarios gobiernan con mi ayuda<br />y los nobles emiten juicios justos. 17 »Amo a todos los que me aman.<br />Los que me buscan, me encontrarán. 18 Tengo riquezas y honor,<br />así como justicia y prosperidad duraderas. 19 ¡Mis dones son mejores que el oro, aun el oro más puro;<br />mi paga es mejor que la plata refinada! 20 Camino en rectitud,<br />por senderos de justicia. 21 Los que me aman heredan riquezas;<br />llenaré sus cofres de tesoros. 22 »El Señor<br /> me formó desde el comienzo,<br />antes de crear cualquier otra cosa. 23 Fui nombrada desde la eternidad,<br />en el principio mismo, antes de que existiera la tierra. 24 Nací antes de que los océanos fueran creados,<br />antes de que brotara agua de los manantiales. 25 Antes de que se formaran las montañas,<br />antes que las colinas, yo nací, 26 antes de que el Señor<br /> hiciera la tierra y los campos<br />y los primeros puñados de tierra. 27 Estaba presente cuando él estableció los cielos,<br />cuando trazó el horizonte sobre los océanos. 28 Estaba ahí cuando colocó las nubes arriba,<br />cuando estableció los manantiales en lo profundo de la tierra. 29 Estaba ahí cuando puso límites a los mares,<br />para que no se extendieran más allá de sus márgenes.<br />Y también cuando demarcó los cimientos de la tierra, 30 era la arquitecta a su lado.<br />Yo era su constante deleite,<br />y me alegraba siempre en su presencia. 31 ¡Qué feliz me puse con el mundo que él creó;<br />cuánto me alegré con la familia humana! 32 »Y ahora, hijos míos, escúchenme,<br />pues todos los que siguen mis caminos son felices. 33 Escuchen mi instrucción y sean sabios;<br />no la pasen por alto. 34 ¡Alegres son los que me escuchan,<br />y están atentos a mis puertas día tras día,<br />y me esperan afuera de mi casa! 35 Pues todo el que me encuentra, halla la vida<br />y recibe el favor del Señor<br />. 36 Pero el que no me encuentra se perjudica a sí mismo.<br />Todos los que me odian aman la muerte».
1 La Sabiduría edificó su casa,<br />labró sus siete pilares. 2 Preparó un gran banquete,<br />mezcló los vinos y puso la mesa. 3 Envió a sus sirvientes para que invitaran a todo el mundo.<br />Ahora convoca desde el lugar más alto con vista a la ciudad: 4 «Entren conmigo», clama a los ingenuos.<br />Y a quienes les falta buen juicio, les dice: 5 «Vengan, disfruten mi comida<br />y beban el vino que he mezclado. 6 Dejen atrás sus caminos de ingenuidad y empiecen a vivir;<br />aprendan a usar el buen juicio». 7 El que reprende a un burlón recibirá un insulto a cambio;<br />el que corrige al perverso saldrá herido. 8 Por lo tanto, no te molestes en corregir a los burlones;<br />solo ganarás su odio.<br />En cambio, corrige a los sabios<br />y te amarán. 9 Instruye a los sabios,<br />y se volverán aún más sabios.<br />Enseña a los justos,<br />y aprenderán aún más. 10 El temor del Señor<br /> es la base de la sabiduría.<br />Conocer al Santo da por resultado el buen juicio. 11 La sabiduría multiplicará tus días<br />y dará más años a tu vida. 12 Si te haces sabio, serás tú quien se beneficie.<br />Si desprecias la sabiduría, serás tú quien sufra. 13 Llamado de la Necedad<br />La mujer llamada Necedad es una atrevida<br />y aunque no se da cuenta es una ignorante. 14 Se sienta a la entrada de su casa,<br />en el lugar más alto con vista a la ciudad. 15 Llama a los hombres que pasan por ahí,<br />ocupados en sus propios asuntos. 16 «Entren conmigo», les dice a los ingenuos.<br />Y a los que les falta buen juicio, les dice: 17 «¡El agua robada es refrescante;<br />lo que se come a escondidas es más sabroso!». 18 Pero lo que menos se imaginan es que allí están los muertos.<br />Sus invitados están en lo profundo de la tumba.
California - Do Not Sell My Personal Information  California - CCPA Notice